Un gran Águilas somete al Betis Deportivo y suma un punto muy valioso

El Águilas Fútbol Club empató a cero ante el Betis Deportivo Balompié en el encuentro disputado esta mañana en el campo número 1 de la Ciudad Deportiva Luis del Sol y correspondiente a la jornada 32 del campeonato en el Grupo IV de Segunda RFEF. Los blanquiazules, superiores a su rival en el global del partido, tuvieron las ocasiones más claras para ponerse por delante, pero se toparon con Guilherme y con la mala suerte cara a gol de otras ocasiones. El punto acerca a los hombres de Yúfera a la próxima edición de la Copa del Rey, si bien se antoja insuficiente para regresar a un playoff que, en el mejor de los casos, quedará a cuatro puntos con tan solo seis en juego.

La primera parte se sintió como una prolongación razonable de lo que el pasado fin de semana funcionó ante La Unión. Sergio Yúfera suplió las bajas de Ismael Athuman y de Sandji Baradji con Pelón y Baeza respectivamente, además de subir la velocidad al ataque con un Isi Ros que recordó al del inicio de temporada. Así las cosas, los primeros 45 minutos transcurrieron entre una igualdad marcada por la solidez defensiva del Águilas y el control con balón -por momentos- del Betis Deportivo. Un control, eso sí, que no se tradujo en ocasiones claras para los locales, más frustrados según pasaban los minutos y se agotaban las opciones de hacer daño por dentro a los Pelón, Ebuka Nwenyi y compañía. Ni siquiera la inesperada bajada al segundo equipo de Assane Diao, un habitual de las convocatorias de Pellegrini con el primero, ayudó al filial bético, inoperante en ataque ante el plan de partido de un Sergio Yúfera que pareciera llevar mucho más tiempo al frente del banquillo blanquiazul.

La segunda parte, por otro lado, sí trajo consigo el desequilibrio del partido. No en el resultado, es cierto, pero sí en la colección de méritos para hacerse valedor del simbólico título de “mejor equipo sobre el campo”. Y tras el descanso, ese fue, sin discusión, el Águilas Fútbol Club. Los blanquiazules le robaron el balón al Betis y acumularon ocasiones de sobra para ponerse por delante en el marcador. Francis Ferrón y Aitor Pons protagonizaron las más claras. Lo fue especialmente la del primero, un mano a mano en el que Guilherme se hizo grande para evitar el tanto y enviar a córner un balón que inexplicablemente salió rodando sobre sí mismo por encima del larguero. E igual de inexplicable se sintió que el colegiado del partido, el extremeño Jayro Muñoz, no mostrase la segunda amarilla a Mendy al detener con el brazo un avance de Isi Ros en dirección a la portería. No en vano, el ‘trencilla’ se echó la mano al bolsillo en busca de la tarjeta en primera instancia, pero finalmente pareció arrepentirse y cedió, en un ejemplo inadmisible de lo que implica ser un árbitro casero, ante las presiones de la grada del campo número 1 de la Ciudad Deportiva Luis del Sol.

El punto, como explicábamos al principio, sirve al Águilas para dar un paso importante en la consecución de su segundo objetivo de la campaña: la clasificación para la próxima edición de la Copa del Rey. Sin embargo, al mismo tiempo, es un torpedo prácticamente definitivo a la línea de flotación de las últimas opciones de entrar en playoff. Aún queda alguna, vaya por delante. Los blanquiazules tienen que ganar sí o sí sus dos partidos y esperar los tropiezos del Orihuela, el Betis Deportivo y el Estepona. No es fácil, pero como dijo Sergio Yúfera en la rueda de prensa postpartido, “Mientras haya vida, hay esperanza”. Y viendo la actitud de estos jugadores y su nivel de juego en los últimos dos encuentros, quién se atreve a no creer en los milagros.


AUTOR: Departamento de Prensa Águilas FC