El Águilas vence la primera de sus 4 finales y asegura la permanencia

El Águilas Fútbol Club recuperó la senda del triunfo y venció por dos goles a cero al Fútbol Club La Unión Atlético en el duelo disputado hoy en el Estadio Centenario El Rubial y correspondiente a la jornada 31 del campeonato en el Grupo IV de Segunda RFEF. De la mano de Sergio Yúfera, los blanquiazules se reencontraron con la solvencia de otras épocas en el primer tiempo y con su mejor juego en el segundo, para acabar sumando con merecimiento tres puntos que les sirven para sellar la permanencia de forma matemática y mantenerse muy vivos en la pelea por entrar en el playoff de ascenso a Primera Federación.

La tarde, resultados de los rivales directos aparte, empezó prácticamente convertida en una sucesión de buenas noticias. Primero, en las gradas del campo, donde el ambiente recordó al de aquellos ilusionantes partidos de principios de temporada. Y después, sobre el verde, donde muy pronto los hombres de Yúfera, quien apostó de inicio por un 4-4-2 plagado de centrocampistas y sin extremos puros, se adelantaron en el marcador por medio de Joel. En el 12’, Ismael Athuman lanzó con un magnífico pase largo la carrera de Aitor Pons, quien avanzó por la izquierda y asistió para que el multiusos sueco, a placer, hiciera el 1-0.

El gol, todo hay que decirlo, no desequilibró ni mucho menos el partido. De hecho, la igualdad se imperó como tendencia y arrojó la sensación de que el resultado, al menos a esas alturas de encuentro, entraba dentro de los planes de dos conjuntos que se respetaron, tal vez demasiado, hasta el descanso. La mejor noticia a este respecto, cabe señalar, es que el Águilas no sólo recuperó la solidez defensiva de hace unas semanas, sino que no sufrió lo más mínimo para mantener la portería a cero. Iván Buigues tuvo que intervenir, sí, pero en la mayoría de ocasiones ante disparos de media distancia.

La segunda parte, sin embargo, transcurrió por derroteros muy distintos. Los dos entrenadores movieron el banquillo en el descanso, si bien esas modificaciones sentaron infinitamente mejor a los blanquiazules, quienes se hicieron dueños y señores del partido y apenas tardaron cinco minutos en acumular ocasiones de sobra para ampliar la ventaja. Aitor Pons, en su mejor actuación individual en meses, dispuso de las dos más claras antes del 2-0, una combinación casi billarística entre el propio delantero balear y Baeza, quién regresó a los terrenos de juego tres meses después y de la mejor manera posible: anotando y liderando los mejores tramos de juego ofensivo de los de Sergio Yúfera.

Hoy, más que brotes verdes, hubo verdaderos motivos para el optimismo. Puede que el más importante sea la demostración, una vez más, de que si todos remamos en la misma dirección, las cosas son mucho más fáciles. Y con eso hemos de quedarnos. Los más pesimistas -nadie les juzga, que conste- dirán que, con tan sólo nueve puntos en juego, el Águilas sigue a cinco del playoff, porque los resultados de los demás, las cosas como son, no han acompañado. Es cierto, pero también lo es el hecho de que el próximo domingo los nuestros afrontarán un partido muy importante en la Ciudad Deportiva del Betis, o que con esta unión (valga el chiste fácil) que se ha visto hoy, cualquier sueño u objetivo es totalmente alcanzable.


AUTOR: Departamento de Prensa Águilas FC